Por qué el planeta Mercurio es tan absolutamente peculiar

Mercurio, el enano de la camada solar – MPI/Getty Images
Mercurio, el enano de la camada solar MPI/Getty Images
Por Michael D. Lemonick

7 de julio de 2014 12:00 PM EDT

Mercurio, Venus, la Tierra y Marte son conocidos colectivamente como los planetas rocosos, en contraste con los gigantes gaseosos del Sistema Solar: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. (Plutón es un enano de hielo, lo que hace que parezca un personaje de una película de Disney o de Juego de Tronos, pero esa es otra historia.)

Pero Mercurio no encaja del todo con los otros mundos rocosos, dice Erik Asphaug, científico planetario de la Universidad Estatal de Arizona. «La mayoría, incluida la Tierra, tiene una composición de un tercio de hierro metálico y dos tercios de roca. Mercurio es al revés»

Eso es un problema para los científicos, a los que no les gustan las anomalías -al menos no las que no tienen explicación-. Pero en este caso puede haber una respuesta sencilla: Mercurio es, con mucho, el planeta más pequeño -aproximadamente un tercio del diámetro de la Tierra-, lo que sugiere que alguna vez tuvo una corteza gruesa y rocosa, pero que fue despojada de alguna manera, durante los primeros días del Sistema Solar. Entonces, ¿a dónde fue a parar toda la roca?

Asphaug cree tener la respuesta. «Estamos parados sobre ella», dice. Esa es la conclusión a la que llega en un nuevo artículo publicado en la revista Nature Geoscience, en el que él y el coautor Andreas Reufer, de la Universidad suiza de Berna, presentan lo que equivale a una gran teoría unificada de la formación de planetas rocosos.

Su punto de partida es el momento, unos 100 millones de años después del nacimiento del sistema solar, en el que el disco polvoriento original de materia que rodeaba el Sol se había fusionado en guijarros, luego en rocas y, finalmente, en unos 20 objetos más o menos del tamaño de Marte (que a su vez es de la mitad del tamaño de la Tierra), el último paso antes de una consolidación más importante, en la que los cuatro planetas interiores conocidos tomaron su forma final.

Todo esto está más o menos acordado en la comunidad científica planetaria. Todo el mundo está de acuerdo, además, en que ese paso final fue una especie de derby de demolición interplanetaria, con cuerpos masivos que chocaron entre sí, se separaron y luego se volvieron a formar en objetos aún más grandes.

Lo que el nuevo artículo explica ahora, basándose en simulaciones por ordenador, es cómo Mercurio y Marte, cuya masa suma menos del 10 por ciento del total, se quedaron atrás cuando el resto de los objetos se fusionaron, o se acrecentaron, para formar la Tierra y Venus, más grandes. «Para no ser acrecionado», explica Asphaug, «un planeta tiene dos opciones: evitar todas las colisiones con el proto-Venus y la proto-Tierra, o que cada colisión sea un ‘golpe y fuga’ que no resulte en acreción.»

En otras palabras, dice Asphaug, «si Marte y Mercurio son los últimos supervivientes de una población original de 20 planetas del tamaño de Marte, entonces en realidad se esperaría que uno de ellos fuera un soldado que se perdió toda la acción, que se durmió durante la lucha o se escondió.» Ese es el planeta que ahora llamamos Marte.

En cuanto a Mercurio, vio mucha acción, pero sería el que recibió sobre todo golpes de refilón, con las capas exteriores siendo despojadas y sobreviviendo un planeta sucesivamente más pequeño. «El Mercurio original», dice Asphaug, «podría haber tenido tal vez tres veces la masa del Mercurio actual, pero perdió su manto rocoso cuando impactó contra el proto-Venus o la proto-Tierra».

No sólo es la explicación más probable, sino que es la más inevitable estadísticamente. Dados 20 objetos del tamaño de Marte para empezar, dice Asphaug, «se espera acabar con un engendro repetido, un núcleo planetario sin su manto». La Tierra y Venus habrían engullido fácilmente parte de lo que Mercurio perdió.

El mismo período de galería de tiro en la historia del sistema solar también explica la formación de la Luna, que es el opuesto composicional de Mercurio, con mucha roca y muy poco hierro. Una vez que la Tierra se formó a partir de los protoplanetas del tamaño de Marte que zumbaban por el sistema solar, fue golpeada con fuerza por uno más de ellos, pero en lugar de añadirse al ya formidable volumen de la Tierra, esta colisión vaporizó parte del impactador y algunas de las capas exteriores de la Tierra.

Estos restos entraron en órbita y luego se fusionaron para formar la Luna. Y eso plantea una intrigante contra-teoría: tal vez ese impactador del tamaño de Marte, que los científicos planetarios llaman Theia, es el objeto que se convirtió en Mercurio. Si esto es correcto, la respuesta a dónde fue la capa exterior rocosa de Mercurio podría no estar bajo nuestros pies después de todo.

En cambio, podría estar revoloteando justo encima de nuestras cabezas.

Contáctenos en [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *